Malinalco en las Redes

01 (714) 147 2108

Malinalco.Net 

Camino antiguo a Ocuilan No. 100

Barrio San Juan Norte C. P. 52440

Malinalco, Estado de México

. : ©2003-2014 Todos los derechos reservados Malinalco.Net  - Webmaster: José Antonio Bárcenas : .  Pólitica de privacidad

Museo Universitario Dr. Luis Mario Schneider

Ubicado Sobre la calle Amajac esquina con Agustín Melgar, rumbo a la Zona Arqueológica en el Barrio de Santa Mónica, el museo difunde la cultura, las costumbres y tradiciones del municipio de Malinalco, está integrado por siete salas, temporales y de exposición permanente, dentro de esta última se ubican las salas de: fiestas, tiempo de lluvias, corte estratigráfico, inframundo, tiempo de secas y la del Cuauhcalli, la cual consiste en una reproducción de la fachada e interior de este templo, y tiene como propósito que las personas conozcan el interior del recinto, en la actualidad no se puede entrar por razones de conservación.

 

Luis Mario Schneider fue un mexicano nacido en Santo Tomé, provincia de Corrientes, Argentina en 1931. Investigador de las letras latinoamericanas, ensayista y poeta; fue académico del Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM, además de participar como profesor en las Universidades de Córdoba Argentina; Iberoamericana y Veracruzana, México; Rutgers en Nueva Jersey, Estados Unidos y El Colegio de México, entre otras instituciones.

 

Su producción consta de 26 publicaciones, 46 ediciones, casi cien artículos, 97 capítulos en libros, diez reportajes, quince reseñas bibliográficas, además de su participación en coloquios, congresos nacionales e internacionales. 

 

 

Vivió y trabajó en Malinalco los casi treinta últimos años de su vida, en donde participó activamente en la vida comunitaria y desde donde se convirtió en un decidido promotor de la cultura y el arte en el Estado de México. Murió en Malinalco en abril de 1999, fue sepultado en el cementerio local.

 

En atención a la voluntad expresa del Dr. Luis Mario Scheider, quien compartió con buena parte de los habitantes de Malinalco el deseo de contar con un museo que diera cuenta de la riqueza de expresiones culturales y singularidades naturales que conviven en ese lugar sin par, la Universidad Autónoma del Estado de México, en calidad de depositaria de su voluntad testamentaria, se dio a la tarea de realizar el proyecto y las gestiones necesarias ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia y ante los gobiernos municipales y estatales, a fin de que la existencia de ese museo fuera una realidad.

 

Entre los bienes ubicados en Malinalco que el Dr. Schneider cedió a la UAEM, se encuentra el predio que adquirió en la esquina de las calles Amajac y Agustín Melgar, en la encrucijada que lleva al acceso a la zona arqueológica, con la intención de contribuir con el terreno para la instalación del museo que tanto deseó para Malinalco. 

 

La instalación y operación de este museo, como cualquier otro museo moderno es, por necesidad, una labor colectiva e interdisciplinaria. Esta característica se hizo más necesaria aquí, toda vez que se trata de un recinto universitario en el que la universalidad del conocimiento contribuyó a su concepción, realización y participa activamente de su funcionamiento, y, por supuesto, está presente en sus contenidos. Han participado especialistas en diversos campos de formación universitaria: arqueología, antropología social, arquitectura, diseño gráfico, restauración, geografía, informática, biología, diseño industrial, ingeniería y administración, quienes investigaron, diseñaron el edificio, desarrollaron los guiones, efectuaron la museografía y contribuyen a su operación.

 

El carácter universitario no se limita sólo a la confluencia de especialidades académicas, sino también a que este espacio se ha convertido en un medio por demás adecuado para el desarrollo de proyectos de investigación diversos, así como para el desarrollo de prácticas académicas y profesionales de muy diversa índole, que han redundado en el enriquecimiento de la información presentada en él y en su consolidación como medio de difusión cultural universitario para el beneficio de los habitantes y visitantes a la región de Malinalco.

 

Las piezas que conforman las colecciones arqueológicas, documentales, históricas, religiosas, etnográficas, botánicas y artísticas que se conservan en el museo, fueron donadas u otorgadas en el comodato por miembros de la comunidad de Malinalco, quienes tradicionalmente se han preocupado por preservar su patrimonio común. A la fecha se han recibido más de 1600 objetos.

 

Tanto la recepción de las piezas como su catalogación y registro ante las instancias correspondientes se han realizado con autorización y asesoría del Centro INAH en el Estado de México. Asimismo, museos dependientes del Instituto Nacional de Antropología e historia, del Instituto Mexiquense de Cultura y coleccionistas particulares han facilitado en préstamo objetos de interés arqueológico, histórico y religioso. 

 

El guión del museo, se desarrolló en torno a dos conceptos generales. El primero se refiere al tiempo, aunque no en el sentido estrictamente cronológico, ya que el museo, salvo en la última de sus salas no tiene un orden que inicie con lo más antiguo y concluya con lo más reciente o viceversa, sino que su tema es el tiempo en el ciclo anual. Se considera al año y sus cambios estaciónales en Malinalco como el hilo del conductor del discurso temático, básicamente atendiendo a las peculiaridades culturales y climáticas que definen a Malinalco durante las dos grandes épocas anuales: los períodos de secas y de lluvias. Este recurso permitió atender un contenido amplio que incluye la diversidad de temas que previó Luis Mario Schneider para el museo, ya que él consideró su contenido no solo circunscrito a la arqueología o a la historia, sino que pensó una visión más general de lo que Malinalco es y fue en su contexto cultural y medioambiental. Lo anterior favorece la inclusión de cualquier aspecto u objeto que deba estar en el museo según el guión o al enriquecimiento de este de acuerdo al avance de las labores de investigación universitaria.

 

Nuestro segundo concepto general se refiere a la malinalli, palabra del náhuatl de la que Malinalco toma su nombre y que se ha traducido comúnmente como hierba.

De acuerdo a investigadores de la cosmovisión indígena, el universo está sostenido por cuatro árboles ubicados en los cuatro rumbos del universo, en el centro (quinto rumbo) hay un árbol que es el elemento que separa y al mismo tiempo comunica los dos planos extremos del universo: el inframundo con sus nueve niveles y el mundo celeste compuesto por trece capas; entre ambos se encuentra la superficie, sitio en el que se desarrolla el tiempo y en el que la vida de los hombres tiene lugar. En el interior del árbol central se encuentra una malinalli, representada como “hierba retorcida” con sus dos bandas entrelazadas recorriendo los planos, una acuática y otra de fuego.

 

 

En el marco de estos dos conceptos, de los cuales se desprenden distintos aspectos de la museografía y de la distribución del edificio, se tocan temas como los siguientes: las fiestas religiosas de acuerdo a la temporalidad del año, sus antecedentes indígenas y coloniales, los barrios, las capillas y sus características arquitectónicas, la estructura social de las fiestas y el sistema de cargos, las advocaciones y las fechas, la música y la danza.

 

La malinalli y Malinalco, sus representaciones plásticas, su sentido mítico, calendárico y religioso. La tierra y lo que de ella se obtiene, los climas; la topografía y su vínculo físico con otras regiones del centro de México; las plantas y sus usos (principalmente la medicina herbolaria), la alimentación y el trabajo agrícola; los implementos de producción, procesamiento y comercialización: el mercado tradicional, los sonidos de la época de lluvia; las deidades proveedoras; los manantiales y las cuevas; el convento agustino, sus murales y las representaciones plásticas de la naturaleza.

 

Las conquistas en Malinalco, la ocupación de sus territorios desde las evidencias más antiguas hasta las más recientes: prehistoria, formativo, clásico (la presencia teotihuacana), posclásico (matlatzincas y mexicas), la llegada de los europeos (la conquista y los agustinos), las guerras de independencia y revolución; el Malinalco actual, su transformación social, su población; su aspecto turístico, “las truchas”, la zona arqueológica; la artesanía y los “talladores de madera”.

 

Debido al cúmulo de información que cada uno de estos temas representa, la solución museográfica echó mano de diversos recursos: cédulas, fotografías, piezas originales y reproducciones, maquetas arquitectónicas y topográficas, dioramas, diaporamas, videos, narraciones auditivas, sonidos ambientales, programas interactivos y plantas y peces vivos.  

 

La información que se ofrece por estos medios se amplía y complementa por el equipo de “custodios-guía”, personal del museo integrado por vecinos de Malinalco, cuya valiosa participación es ponderada reiteradamente por los visitantes.

 

LAS COLECCIONES

EL CONCEPTO DEL GUIÓN MUSEOGRÁFICO.

Contacto:

 

Dirección: Calle Amajac, Barrio de Santa Mónica Malinalco.

 

Teléfono: 01 (714) 147 12 88

 

Horario: Lunes a Domingo 10:00 a.m. - 5:30 p.m.

 

 

Este espacio cuenta con un recorrido virtual que puedes abrir desde aquí

 

 

 
X

Introducir elcontraseña de recuperación

Contraseña Incorrecta